Tú, cuya mano

Tú, cuya mano me ha bañado
       de un fuego transparente las espaldas,
       cuyos ojos en claros naufragios hundieron
      algunos principios elementales de mi alma,     
                                                      tú eres mi patria.

 

Tú, que no tienes apellido,     
        que no sé si eres pájaro o si alcándara,
         que de todos tus brazos las letras de plomo
           cayéndose han ido, como si fueran nueces vanas,
                                                         tú eres mis padres
                                                   y mi patria.

 

   Tú, que ni tú te acuerdas dónde
 tendiste a orear las nubes blancas,
         que de tantos amores que tienes confundes
      el nombre de todos los días de cada semana,
                                                   tú eres mi Dios
                                                      y mis padres
                                                   y mi patria.

 

Tú, que tan dulcemente besas
que el cielo bocabajo se volcaba, 
   y que no se sabía de quién ya la lengua,
        de quién la saliva, de puro sabrosa y templada,
                                                     tú eres mis leyes
                                               y mi Dios
                                                      y mis padres
                                                   y mi patria.

 

Tú, que apacientas calaveras
  por las praderas de la verde África
 y a los rojos leones les echas de pasto
     las rosas de leche de luna de Nuruquimagua,
                                                       tú eres mi ejército
                                                  y mis leyes
                                               y mi Dios
                                                     y mis padres
                                                   y mi patria.

 

Eres mi ejército y mis leyes  
   y mi Dios y mis padres y mi patria,
y el ejército y Dios y las leyes y todas
            las patrias y padres se creen que tú no eres nada:
                                                          que no eres nada.

Agustín García Calvo 

 

14 Tu cuya mano – Amancio.Prada

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s