Archivo mensual: marzo 2009

Bombardeos

Cuando en una camilla llevan a una pobre muy despanzurrada o a un niño que ya no es más que un revoltijo de trapos y sangre, la muchedumbre de curiosos se siente estremecida por el horror. Cuando el que pasa exánime en  las parihuelas es un varón adulto, el hecho, por esperado, parece naturalísimo y nadie se siente obligado a conmoverse. La capacidad de emoción, limitada, exige también economías. En la guerra no se administra el sentimiento con la misma largueza que en la paz.

 

Manuel Chaves Nogales

Deja un comentario

Archivado bajo General

Lectores

320px-carl_spitzweg_0211spitzweg

Deja un comentario

Archivado bajo General