Archivo mensual: abril 2008

Lecturas selectivas de un diario

 

“2o (de octubre de 1661) (domingo).
Muy molesto por una costumbre que mi criado Will ha tomado, de estar con el sombrero puesto en casa, pero no le hablaré de ello hoy, pues temo enfadarme con su orgullo y holgazanería, aunque en otras cosas es bastante bueno.” 
“25 (de octubre de 1661).
Le di a Will una buena lección por sau olvido del respeto debido a los dueños de la casa.”

Samuel Pepys, Diario, Buenos Aires, Espasa Calpe, 1954 (Prólogo, selección y traducción de Antonio Dorta)

“L’ambiguïté fondamentale d’un journal intime est qu’il se prétend intime, c’est à dire secret, alors qu’il s’écrit pour un public. L’acteur feint d’être seul sur la scéne; mais le rideau est leveé et il le sait. (…) Rien de tel avec le journal de Pepys; et cela por deux raisons simples: i) Pepys ne le destinait pas à la publication, il le rédigeait en langue secret incompréhensible (du moins croyait-il) por tout autre que lui (…) ii) Il n’était pas animé par le désir de se connaître, de decouvrir sa verité.”
Jean-Louis Curtis, “Préfacio” a Journal de Samuel Pepys (traducción  de Renée Villoteau), París, Mercure de France, 1985.

 

 

Esta selección del Diario de Pepys no recoge ninguna entrada de los días 20 y 25 de octubre de 1661.

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Will Hewer recibe la merecida lección aplazada

Friday 25 October 1661

 

This day I did give my man Will a sound lesson about his forbearing to give us the respect due to a master and mistress.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Graves preocupaciones con Will Hewer

Sunday 20 October 1661

(Lord’s day). At home in bed all the morning to ease my late tumour, but up to dinner and much offended in mind at a proud trick my man Will hath got, to keep his hat on in the house, but I will not speak of it to him to-day; but I fear I shall be troubled with his pride and laziness, though in other things he is good enough. To church in the afternoon, where a sleepy Presbyter preached, and then to Sir W. Batten who is to go to Portsmouth to-morrow to wait upon the Duke of York, who goes to take possession and to set in order the garrison there. Supped at home and to bed.

Deja un comentario

Archivado bajo General

El arte de la Memoria

El Arte de Memoria hace cosas, que parecen prodigiosas en la repetición de un gran número de voces, aunque sean inconexas, y no significativas; pero que es enteramente inútil para las Ciencias, y otros usos humanos: así, que sólo sirve para ostentación, y juego: del lugar de las Memorias de Trevoux no me acuerdo. Bacon lo dice en el lib. 5 de Augment. Scient. cap. 5. Repito, que es bien verisímil lo que dicen estos Autores; pues cuando desprecian la Arte de Memoria como inútil, no le confesarían aquel admirable efecto, no siendo muy cierto.

¿Pero cómo se puede conciliar lo uno con lo otro? Quien puede repetir quinientas, o mil voces leídas, u oídas una vez, podrá repetir tres, o cuatro hojas de un libro, una vez que las lea… ¿Pues cómo puede menos de ser ésta una gran ventaja para la adquisición de las Ciencias? Diré lo que entiendo en el caso. Todos los que explican por mayor el Arte de Memoria, dicen, que éste consiste, lo primero, en fijar en la imaginación cierta multitud de partes de algún todo material, como las de un Edificio; las cuales partes sirven de lugares, o nichos, por donde se van distribuyendo por su orden las voces, o especies que se van leyendo, u oyendo, y que después, repasando mentalmente aquellos lugares por su orden, ellos mismos, presentados al entendimiento, van excitando sucesivamente la reminiscencia de las cosas, que se colocaron en ellos. De suerte, que, como los mismos Autores afirman, esto viene a ser como una escritura, o lección mental. Estámpase por medio de aquel artificio los caracteres en la imaginación, y después se van leyendo en ella, según el orden arbitrario que se les quiere dar, empezando por cualquier parte el edificio, y prosiguiendo en orden, o directo, o retrógrado; como el que lee la página de un libro, empezará por la voz que quisiere, e irá leyendo, o hacia delante, o hacia atrás, como se le antojare.

Puesto esto así, me parece que en esta escritura, o página mental, necesariamente ha de suceder lo que en aquel cartón aderezado, de que usan los Músicos para ensayar sus composiciones; esto es, que si después de ocuparle todo con alguna composición, quieren estampar otra en él, es preciso borrar enteramente la anterior. Pongamos, que todos aquellos lugares imaginarios, o imaginados, están ocupados con una larga serie de voces, y que se quiera estampar en ellos otra serie distinta. Esto no puede ser sino de uno de dos modos, o bien echando fuera los caracteres de la primera serie, o bien cubriéndolos (que es lo mismo que borrarlos) con los de la segunda; y tanto uno como otro, viene a ser un total olvido de ellos. De este modo se entiende bien, que la Memoria artificial sirva para la ostentación de repetir muchos centenares de voces, o muchas páginas de un libro; y con todo sea enteramente inepta para las Ciencias, y otros usos convenientes a la vida humana, porque nunca se sabrá en virtud de ella, sino lo que se aprendió el último día.

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Él (coleccionista)

Gilles. G. Jobin; al fondo, partituras en el piano.

Gilles G. Jobin s’est initié à la lecture vers l’âge de 11 ou 12 ans en feuilletant les pages de L’Île mystérieuse, de Jules Verne, un livre offert en cadeau par une tante..

Il a adoré cette première rencontre avec les mots, cette première sortie avec la prose française. Mais plus tard, l’école a bien failli gâché ce premier élan. A cause de la lecture forcée. Il n’a pas apprécié, au début de son primaire, se retrouver avec Pieds nus dans l’aube entre les mains.

Cet internaute de la première heure, enseignant… en mathématiques, a gardé un souvenir pénible de l’enseignement du français qu’il a reçu. Mais ce qu’il a voulu apprendre et qu’on n’a pu lui montrer, il l’ trouvé lui-même, dans les livres. Et, surtout, son goût pour la lecture a traversé cette «épreuve».

L’homme derrière Au fil de mes lectures a accepté de répondre aux questions de Livresse. Voici donc ses réponses à cette intrusion dans son intimité littéraire.  Léalas en

http://www.livresse.com/Nouvelles/000311-jobin.htm

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Coleccionista de citas

Au fil de mes lectures
http://www.gilles-jobin.org/citations/

Je collectionne depuis toujours les citations. Voici une sélection de celles que j’ai relevées au fil de mes lectures. Elles ne se retrouvent, pour la plupart, dans aucune collection déjà publiée.Vous avez des commentaires, des suggestions, des corrections à apporter ? N’hésitez surtout pas à m’écrire ! Si la petite histoire entourant la création de cette page vous intéresse, vous la trouverez ici.

Hoy contenía 17738 citas de 591 autores.

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Palabras

Fuimos luego a la escuela de idiomas, donde tres profesores celebraban consulta sobre el modo de mejorar el de su país.

El primer proyecto consistía en hacer más corto el discurso, dejando a los polisílabos una sílaba nada más, y prescindiendo de verbos y participios; pues, en realidad, todas las cosas imaginables son nombres y nada más que nombres.

El otro proyecto era un plan para abolir por completo todas las palabras, cualesquiera que fuesen; y se defendía como una gran ventaja, tanto respecto de la salud como de la brevedad. Es evidente que cada palabra que hablamos supone, en cierto grado, una disminución de nuestros pulmones por corrosión, y, por lo tanto, contribuye a acortarnos la vida; en consecuencia, se ideó que, siendo las palabras simplemente los nombres de las cosas, sería más conveniente que cada persona llevase consigo todas aquellas cosas de que fuese necesario hablar en el asunto especial sobre que había de discurrir. Y este invento se hubiese implantado, ciertamente, con gran comodidad y ahorro de salud para los individuos, de no haber las mujeres, en consorcio con el vulgo y los ignorantes, amenazado con alzarse en rebelión si no se les dejaba en libertad de hablar con la lengua, al modo de sus antepasados; que a tales extremos llegó siempre el vulgo en su enemiga por la ciencia. Sin embargo, muchos de los más sabios y eruditos se adhirieron al nuevo método de expresarse por medio de cosas: lo que presenta como único inconveniente el de que cuando un hombre se ocupa en grandes y diversos asuntos se ve obligado, en proporción, a llevar a espaldas un gran talego de cosas, a menos que pueda pagar uno o dos robustos criados que le asistan. Yo he visto muchas veces a dos de estos sabios, casi abrumados por el peso de sus fardos, como van nuestros buhoneros, encontrarse en la calle, echar la carga a tierra, abrir los talegos y conversar durante una hora; y luego, meter los utensilios, ayudarse mutuamente a reasumir la carga y despedirse.

Mas para conversaciones cortas, un hombre puede llevar los necesarios utensilios en los bolsillos o debajo del brazo, y en su casa no puede faltarle lo que precise. Así, en la estancia donde se reúnen quienes practican este arte hay siempre a mano todas las cosas indispensables para alimentar este género artificial de conversaciones.

Otra ventaja que se buscaba con este invento era que sirviese como idioma universal para todas las naciones civilizadas, cuyos muebles y útiles son, por regla general, iguales o tan parecidos, que puede comprenderse fácilmente cuál es su destino. Y de este modo los embajadores estarían en condiciones de tratar con príncipes o ministros de Estado extranjeros para quienes su lengua fuese por completo desconocida.

 

Deja un comentario

Archivado bajo General